Archivo

Archive for 1 agosto 2009

Irse en espantada

Aprovechando el comienzo del período vacacional, uno de esos amigos de toda la vida que se van convirtiendo en virtuales me envía un correo comunicando su irrevocable dimisión en la República Literaria. Alfons, creías que lo iba a dejar pasar? pues va a ser que no.
Uno se queda un poco perplejo.
Cierto es que en la diaria degustación y análisis de la telebasura he llegado a ver cómo los contertulios de un programa chusco de máxima audiencia tienen a gala abandonar el plató cada vez que se zahiere su piel fina de elefante.
Ha calado hondo el gesto en las costumbres de un pais famoso porque aquí nadie dimite? Bien, sí, hubo dos excepciones: Adolfo Suarez en 1981 y el ministro de Justicia e interior Antonio Asunción cuando se fugó Roldan. Pero no vienen al caso.

El caso es que el arriba mencionado no ve el momento ni la utilidad de seguir enviando de ciento en viento a los amiguetes sus reflexiones. A lo peor los amiguetes, corroidos de insana envidia de sus talentos no le hemos reconocido lo bastante. Pero la vida es cruel, chico.
Yo sólo te digo públicamente dos cosas:
Una, si tienes algo que contar, decir o aportar, una misión que cumplir… deja de gimotear y tira p’alante!
Dos, procura eso sí, que tu palabra mejore el silencio, pero no hace falta que sea ahora mismo. Date una moratoria. Yo creo que a ti te va y te conviene escribir, aunque sean nonsenses
Tuyo afectísimo
El Librepensador

Anuncios
Categorías:Extravagancias
A %d blogueros les gusta esto: