Inicio > sociedad > El Candidato

El Candidato

Para mi sorpresa por varias razones,  una de las cuales (y no menor pues motiva estas reflexiones) son los tiempos que corren resulta que conozco un candidato que pronto se verá inmerso en un proceso electoral, si bien concurrirá en un puesto y una lista electoral vaticino que alejados  de toda posibilidad de éxito.

La política contemporánea está merecidamente alejada de los ciudadanos.  Según lo veo sólo hay dos razones para estar satisfecho de un político, una gestión pública impecable o una coherencia notoria en el respeto a la opción ideológica que con él compartamos.

Hace tiempo que no existe niguna opción política que me represente, ni por su gestión ni por sus principios ideológicos y en esto me pasa como a la mayoria de conciudadanos:  en un sistema representativo no tenemos quien nos represente y debemos soportar, desde la abstención o el voto al menos malo, que una u otra minoria movilizada e influyente ponga al frente de la administración a cargos políticos que malgastarán nuestros impuestos y desprestigiarán la labor sí profesional de las administraciones públicas.

El candidato en cuestion concurre por una formación nueva.  Seguramente entiende ser este el momento de dar un paso al frente en pro de sus principios.  No comparto esos principios ni el líder de su formación me resulta fiable.

Sólo puedo desearle a mi amigo el candidato que disfrute de las emociones adictivas que la politica le proporcionará en los dias venideros, advirtiéndole que esas burbujas tarde o temprano se desinflan dejando una pátina de nostalgia sobre la vida diaria, cuyos asuntos, para entonces, es de desear no quedasen desatendidos.

La crisis de la representación temo que no se areglará en absoluto.  Seguro que no se arregla con nuevos Quijotes que entren en política arropando a aventureros de toda laya.

Tampoco serán la panacea las listas abiertas ni las primarias porque esos que estan instalados no van a tolerar peligre la segunda residencia en el Caribe ni el master en el extranjero de sus retoños.

Es necesario un paso mas, la devolución de la Soberania a los ciudadanos.

 Que no abdiquemos de nuestras responsabilidades en el dia a dia, y censuremos toda ineptitud, toda corruptela  y todo derroche (está extendida la percepción en la administración pública de ser muchos los dispendios por obra y gracia de los cargos políticos y sus asesores designados a dedo mientras se recorta el presupuesto para prestación de servicios y sueldos de empleados, y en lo privado son conocidos los desmanes aeronauticos de dirigentes patronales y las jubilaciones multimillonarias de banqueros que prejubilan a sus bancarios y dejan temblando a comisiones la cuenta corriente de sus clientes )

  y que reclamemos decidir sobre más cosas, más de cerca,  y mejor: más a fondo.

No podemos contentarnos con aguarles la fiesta en el plebiscito de la Diagonal en Barcelona, “elegir” al ganador de Gran Hermano o alentar las esperanzas del incompetente de la oposición por lo mal que lo hace el embustero en el gobierno.

Anuncios
Categorías:sociedad
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: