LBP nº 15 La Pasión de mandar (2)

La Pasión de Mandar. ( 2 )

 

Retomamos en este texto el del número doce, cuyo tema dejamos en él tan sólo planteado.

Con voluntad de recapitular y avanzar lo que vendrá permítasenos decir que se trata de demostrar la futilidad del empeño de reformar o poner al día un país manteniendo intacto el sistema de valores y simbología tradicional, por más autoridad y energía que se ponga en ello.

En 1621 Olivares era perfectamente consciente de la necesidad de acometer profundas reformas en el Reino e incluso se planteó hacerlo.
También era consciente de la feroz resistencia que las instituciones tradicionales, amparadas, bien en normas corporativas, bien en derechos consuetudinarios y forales, iban a oponerle.
A su vez era partícipe de la mentalidad colectiva de su época en materia de gobierno, o por decirlo más claramente, de la misión regente, civilizadora y tutelar que sobre el Orbe se creía que debía tener la Monarquía Hispana.

La entrada de Olivares no pudo ser más espectacular. Hemos visto en el número 12 su entrada en tromba y por aclamación en la escena pública con pretensión de acometer problemas que se gangrenaban desde el fin del reinado de Felipe II.
Veremos a continuación cómo todo acaba en un ejercicio de autoridad que devora las tenues energías de un pueblo y la vida misma del actor.
Sostendremos razonadamente que Olivares no lo consiguió no sólo por las resistencias que hallara, ni por lo autoritario de sus métodos, sino también por el conflicto de prioridades entre reforma e imperio, innovación y tradicionalismo ínsito en su programa.

EL CONFLICTO CONSTITUCIONAL.

Olivares se iba a ver abocado a violentar la estructura constitucional de la Monarquía, en particular lo que señala Elliot como la tercera de sus bases: Pluralismo Constitucional y Realeza Unitaria.La Monarquía era una comunidad supranacional compuesta por un complejo de reinos y provincias que diferían en sus leyes, costumbres e idiomas, unidos sólo por su adhesión a la misma fe y por su obediencia a un rey común. Las distintas partes sólo reconocían la jefatura suprema de un monarca casi de continuo ausente.

El rey, instalado en Madrid, intentaba mantener unida esta estructura centrífuga mediante un sistema institucional de virreyes y consejos cuidadosamente organizado, y su misma imagen de justo y remoto pero asequible era clave para poder encarnar la unidad.

Pero ser el rey custodio de la ley en una monarquía constitucionalmente diversa era negarle un papel activo que pudiera prevenir un alto grado de inmovilismo en las instituciones y organización del reino. Aun cuando ello fuera contra los más preciados intereses de la corona el rey había jurado mantener los sacrosantos fueros de cada reino.

Olivares, no por intrínseca maldad sino siguiendo o como mucho anticipando tendencias de su tiempo, iba a embestir contra este estado de cosas.

En 1621 la Monarquía había llegado a una coyuntura crítica por la creciente contradicción que resultaba de una política exterior activista (misión de defensa de la fe) y una política interior pasiva de no perturbar el status quo de los distintos territorios que debían obediencia al rey.

La política exterior del Imperio era extremamente costosa en hombres y dinero, pero por la estructura de la Monarquía el peso descansaba sobre Castilla, sin defensas legales e institucionales desde 1521 (Villalar) frente a las exigencias de la corona, lo que ya había infligido daño irreparable a la economía castellana, agravado por los veinte años de corrupto gobierno del Duque de Lerma y su camarilla.

Olivares llega al poder comprometido con el programa de política exterior activista y comprende que debe acometer reformas radicales en casa. Esto coincidió en el tiempo con el mismo tipo de política en la Francia de Richelieu, pero éste tenía dos bazas que a Olivares le faltaban:

El sentimiento de lealtad nacional, pues el carácter supranacional de la Monarquía Hispana impedía usar el sentimiento de lealtad nacional para vigorizar el conjunto.

La misma estructura y presencia de la Administración. ¿ Qué era y dónde estaba el Estado en una Monarquía mundial compuesta de provincias dispares?

Olivares miró hacia la Corona y concluyó que el equilibrio de poder dentro y fuera de España, había basculado en su detrimento.

Ello debía corregirse, tomando como modelo a Felipe II. La imagen de un rey trabajador debía borrar la de un rey ocioso (Felipe III) gobernado por su favorito (Lerma). Olivares rehuyó el título de privado o valido y prefería el de “fiel ministro”.

Tratábase sobretodo de que Felipe IV llegase a ser auténtico señor de sus dominios, DÁNDOLE UNIDAD a una MONARQUÍA DIVERSA Y FRAGMENTADA.

“Tenga V.Majd. por el negocio más importante de su Monarquía el hacerse rey de España; quiero decir, Señor, que no se contente V.Majd. con ser rey de Portugal, de Aragón, de Valencia, conde de Barcelona, sino que trabaje y piense con consejo maduro y secreto por reducir estos reinos de que se compone España al estilo y leyes de Castilla…”(gran Memorial del conde-Duque de Olivares a Felipe IV, 1624.)Añadía Olivares que de hacerse así, se uniformasen las leyes, se suprimiesen los puertos secos, y el rey pudiera disponer de sus ministros allí donde quisiese sería en verdad lo que era en nombre. El monarca más poderoso de la cristiandad.

Esta insistencia en la unidad como uniformidad contravenía el principio fundamental de la Monarquía española de respeto a la diversidad constitucional. Empeño radical y peligroso que necesariamente iba a enfrentarle con los derechos y libertades provinciales y propio de un hombre con prisa, ansioso por movilizar todos los recursos de la monarquía para repeler el ataque de sus enemigos.

Predicando la unidad a pueblos orgullosos de conservar sus rasgos distintivos orillaba la tradición de prudencia de los Austrias, pero Olivares creía que las ventajas de sus propuestas hablarían por sí mismas. El primer paso fue en 1626, al presentar la Unión de Armas, programa de cooperación militar entre los diferentes reinos expuesto por medio de hojas impresas cuidadosamente redactadas en las Cortes de Aragón, Valencia y Cataluña, bosquejando los beneficios de una unión más estrecha.

La falta de entusiasmo le hizo recurrir a otros medios. La doctrina de la necesidad y la salus populi se convirtió en la principal justificación teórica del régimen. Se argüían las necesidades de autodefensa para ignorar todas las leyes de menor rango.

Las subsiguientes rebeliones de Cataluña y Portugal en 1640 llevaron a la caída de Olivares y desacreditaron con la mancha de la arbitrariedad y el fracaso su programa para una unificación más estrecha de la Monarquía española.

Para no quitar ni añadir nada en este punto, demos la palabra a Olivares en 1640, cuando la revuelta estaba a punto de estallar.

Con ocasión de la invasión francesa del Rosellón, que se rechazó gracias a los Catalanes, Olivares había dado instrucciones al virrey Santa Coloma de no respetar las libertades catalanas si interferían el servicio al rey.

“Si se puede salir bien de la empresa sin violar los privilegios de la provincia, deben respetarse; pero si de observarlos se ha de retardar una hora sola el servicio del rey, el que se empeña en sostenerlos se declara enemigo de Dios, de su rey, de su sangre y de su patria (…) No es tiempo de rogar, sino de mandar y hacerse obedecer(…)”. CONTINUARÁ…


BIBLIOGRAFÍA SOBRE LA ESPAÑA DE LOS AUSTRIAS.

Me han pedido una bibliografía para una tesis doctoral con cuyo tema, relacionado con la España de los Austrias, no puedo estar más de acuerdo, pero sólo me atrevo a ofrecer una bibliografía más general, para, digamos, entrar en contexto. Aunque estoy seguro que de todos modos en los años venideros se nos ofrecerá una visión original que arrojará desde ángulos inéditos nueva luz sobre estos temas.

 

OBRAS DE LA ÉPOCA:

Castrillo, Fr. Alonso de Tractado de República.
Maldonado, Juan  La Revolución comunera (de motu Hispaniae)
Saavedra Fajardo  Idea de un príncipe Político Cristiano representada en Cien Empresas.
Pérez de Herrera  Discursos sobre el Amparo de los legítimos Pobres y reducción de los fingidos.
Sancho de Moncada, S.  Restauración Política de España.
Fernández Navarrete, P.  Conservación de Monarquías.
Caxa de Leruela Restauración de la Abundancia de España.
Campanella, Tomás La Monarquía Hispánica.
Las Casas, Bartolomé  Brevíssima Relación de la destrucción de las Indias.
Mariana   Tratado sobre la moneda de vellón.
Quevedo, Francisco de   Política de Dios y Gobierno de Cristo,  La Hora de todos y la Fortuna con seso.
Pellicer, José de  Avisos Históricos. 

FUENTES SECUNDARIAS:

Maravall, José Antonio  Utopía y Reformismo en la España de los Austrias.Las Comunidades de Castilla.
Elliot, J.H.  España y su Mundo (1500-1700)
López / Elorza, A . El Hierro y el Oro
García Cárcel, R.  Las culturas del Siglo de Oro.
Bennassar, B.  La España del Siglo de Oro.
AA. VV.  Idea y Querella de la Nueva España.
Juderías, Julián.  La Leyenda Negra.
Baudot, Georges.  Utopía e Historia en México.
Diez del Corral.  El Pensamiento político europeo y la Monarquía de España.
Vallespín, F. et altri.  Historia de la Teoría Política.
Abellán, José Luis.  Historia Crítica del Pensamiento Español, tomos 2 y3
Anés, Gonzalo.  Memoriales y Discursos de Francisco Martínez de Mata.
Vilar, Pierre.  Crecimiento y Desarrollo.
Grice-Hutchinson, M.  Ensayos sobre el Pensamiento Económico en España. 

Espero que el presente listado resulte de alguna utilidad. Si alguien en particular se interesa por alguna de las obras citadas gustosamente le podré facilitar la editorial y año, situación en el mercado y algún comentario adicional.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: