LBP nº 21 Nadie dijo que fuera fácil

 Núm. 21, febrero de 2005

 Nadie dijo que fuera fácil.

Es como Excavar un túnel con una cucharilla 😉

 I- Sobrevivir hasta fin de mes.

Día a día vendemos parte de nuestra vida al sistema productivo para comprar a cambio un poco de Libertad personal. Sólo es verdaderamente libre quien no tiene necesidad de hacerlo. He aquí una razón para prestar oído al movimiento de la Renta Básica.

Y lo peor del caso es que aun cuando consigamos cerrar el trato y que nos compren nuestra vida podemos no llegar a fin de mes, y si lo hacemos, estaremos a diario tan exhaustos que sólo añoramos el reposo del/la guerrero/a y sumergirnos en el olvido fácil de la telebasura, urdida por quienes hacen comercio con la vida de quienes han decidido, puestos a vender su alma, venderla por completo.

Así es como malversamos día a día nuestra libertad personal y se nos escapan las libertades públicas. Alerta, ciudadanos!

Cuánto valor quienes se hipotecan! Yo os saludo esclavos del Euribor. Ése si que no sale a referéndum. Je, je!

II- Dar el afecto merecido y devolver el recibido.

Los afectos, dice usted? pero hombre de dios, cómo se puede ser tan mentecato! háblenos de la pasión, del apretón y la víscera que se compra y se vende mejor y de eso todo el mundo tiene! Pues no me da la gana.

El problema del afecto va camino de ser el segundo tabú occidental después del miedo a la muerte. Porque dentro del estrecho círculo familiar lo damos demasiado por supuesto, como si no hiciera falta refrendarlo de palabra y de obra!

y fuera de él es mucho peor, confundido que anda por la desconfianza de un mundo hostil con el interés material (algo querrá a cambio) y con la genitalidad que no pasa de ser un interés material específico.

Dar afecto es ir a pecho descubierto, requiere bajar el puente levadizo de nuestra fortaleza interior, y aventurarse más allá de los muros del propio egoísmo. Porqué hacerlo? Hay tres posibles razones:

  • Primera, porque antes lo han hecho por nosotros
  • Segunda, sí, porque tenemos el inalienable derecho de decretar que aún queda quien lo merece, y el soberano derecho de elegir quien queremos arriesgarnos a que nos decepcione,
  • y tercera: esa es una facultad que si no se ejerce se pierde, y hay ya demasiados zombis sueltos.

 III- Cumplir los compromisos. (pacta sunt servanda)En un siglo tan volátil, con una vida tan mudable y un clima social netamente individualista nada más natural que afirmar el derecho al cambio y al error, nada más consecuente que defender el método de la prueba y apuntarse a una moral no deontológica(de absolutos) sino del día a día, del pacto contractual, y netamente consecuencialista: nunca estará bien lo que produce malos resultados, aunque los principios y las intenciones fueran claros y prístinos. Sabéis quienes me conocéis un poco que esa es mi línea de discurso.

Ahora bien: precisamente porque se han caído todos los absolutos, no podemos o no deberíamos desear una nueva revolución que en nombre de una pretendida libertad o ius variandii aniquile en un acto unilateral de poder las reglas que nos dimos por compromiso social (frecuentemente laboral)

o personal (frecuentemente afectivo). Soy poco amigo de comprometerme con nada ni nadie, porque apreciando en mucho mi libertad tengo a la vez esta visión casi sagrada de la palabra dada, que como dada, ya no me pertenece.

Todos acabamos adquiriendo compromisos, que si somos personas de bien nos condicionan en tiempo, en recursos personales, y en poner fuera de nuestro alcance posibilidades y quimeras.

Lo mejor es respetarlos, se pueden renegociar, y lamentablemente hay que precaverse del caso que la otra parte los rompa.

 IV- Librarse de los problemas con una sonrisa.

Reírse de uno mismo fortalece el ánimo y prepara para lo que más temprano que tarde acabará por venir. Y es que yo al menos me tomo muy en serio y necesito desdramatizarme cada mañana ante el espejo. Aun así conforme progresa el día el estrés hace mella, y con el paso de los años, las malas personas y las situaciones difíciles conforme me iba librando de ellos iba forjando con mi resentimiento, mi precaución y mis agravios una bonita y reluciente coraza de cuerpo entero, que ahora me imagino de un negro reluciente. El caso es que la coraza estaba hecha de egoísmo, orgullo, insensibilidad y una pizca de autoritarismo. Al principio solo la usaba en las grandes ocasiones, pero vi que se hacía más fuerte cuando la usaba a diario, y me parecía poder con todo, tan eficaz me parecía (hay quien años después me retrata: “hay que ver, resolvió el problema en cinco minutos, expeditivo, y sin despeinarse. Imponía”) y tan a gusto me sentía que venía siendo ya una segunda piel sin reparar en las energías que me absorbía el tenerla y llevarla.

Llegó un tiempo en que al cambiar de aires dejé de necesitarla a toda hora, y pensé aliviado que bastaba con no usarla.

No era tan fácil. Un nuevo rumbo me permitió conocer personas que son en cierto modo un espejo de lo que yo fui, y con gran pesar de mi salud y gran fruición de mi intelecto volví a disponerme a combatir el fuego con el fuego, causando bajas colaterales, hasta que alguien me recordó lo que vaticinaba mi aspecto exterior: “Eres un ogro”. Gracias, de nuevo, por decírmelo, a quien se arriesgó a hacerlo. Yo había dejado de reír por aquel entonces, y mi salud daba los primeros avisos.

No es fácil vivir sin coraza, pero os prevengo contra ella: se os llevará la energía, la risa y el afecto sin que los echéis de menos. Os habréis pasado al lado oscuro.

 V- Perseguir los propios sueños.

Sobrevivir, Querer, Cumplir, Reír… Puede quedar espacio para Soñar?

Pues veréis: en las tesituras difíciles provocadas por la necesidad de elegir en un cruce de caminos siempre he pensado que debemos guiarnos por nuestro ser interior, y precisamente, somos primariamente lo que queremos o anhelamos, luego somos lo que nos ocurre, y muy de tarde en tarde lo que determinamos que nos ocurra.

Y en esas determinaciones debemos tener por Norte, habiendo cumplido ya con la supervivencia, el afecto, el compromiso y la alegría, el propósito íntimo, personal e intransferible que queremos darle a lo que nos quede de vida.

Eso, que a veces es notorio, y otras privado, no hay adversidad que pueda arrebatárnoslo, salvo la pérdida de la cordura (proverbio griego -creo- :los dioses, cuando quieren destruir a un hombre, primero le vuelven loco)

Tener un propósito, trazar un camino (aunque sea el más nimio o no hacer nada, como el diletante) y seguirlo es en mi opinión un rasgo esencial e irrenunciable de la personalidad humana.

Es posible que te veas muy solo, y hay gente con pánico a verse fuera del rebaño, pero es entonces cuando eres más persona. No somos dueños de nuestro destino, pero podemos serlo de nuestros planes y ser entonces, agregadamente, la fuerza de lo inesperado, del cambio y el progreso social.

En mi caso, huelga decirlo, es ser un productor o reciclador de ideas, un letraherido, una rata de biblioteca, y … un moralista plomazo?

 VI- Triunfar en la vida.

Acabando este escrito por hoy he triunfado en la vida. Podéis hacer lo propio. El éxito se asocia neciamente a la cantidad y a la competencia. Os propongo como última cosa que lo asociéis a la calidad y la excelencia. No te compares con los demás, compárate contigo mismo.

Os diré un secreto: Si sabéis a dónde vais, y razonablemente seguís en el camino, si dais afecto a los vuestros, cumplís con lo acordado y sois optimistas entonces sois personas de éxito, un triunfador/a!

Esto no es inmediato, es como cavar el túnel con la cucharilla, o aún peor: es como caerse del tren y correr tras él hasta alcanzarlo.

Remato con aforismos míos: El esfuerzo es el ejercicio de la voluntad; Las semillas del éxito son los frutos de la adversidad; y la mejor victoria es la que se obtiene contra todo pronóstico.

Fuerza y Honor a todos.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: