Verso

LXX
01/05/2005

Tienes ganas que te escriba,
que te cubra con el manto de mi afecto
y te escucho al otro lado,
insinuante, demandando mi intelecto.
Saco fuerzas de franqueza,
de flaqueza ni la cuento ni lo intento.
Comenzado el mes de mayo
hice de mi capa un sayo
e inundé mi cabeza…
de caricias de tus manos
de sonrisas a las penas
de mi esperanza en tu fuerza
Con tu voz y tu palabra
van tus besos por mis venas…

XCII
23/05/2005

Bajo la bendición de Espronceda
sobre la tierra consagrada por los túmulos
con el arrullo de aguas frías e invernales
en la piedra de los tálamos ausentes
arropada en rojos lienzos
compañera en el lagar
y del aire y los pasos en los claustros
decid acaso si no sentís
que habita las santas cruces
junto al embrujo de Selene
una pasión solar.

CXXV

Te quiero pero no tanto
Te olvido pero no puedo
Me enfado pero lo siento
Te siento pero no atino
No quiero darte tormento
tu suspiro es mi lamento.
tu dicha, sueño divino.

CXXX

Cada dia en el silencio
un poema se marchita.
Esquivo el afecto
que entre abrazos duda y se escatima.
Debiles y fugitivos lazos
de compromiso a retazos
e ilusión peregrina.
Negando la predica el ejemplo
presta llega su ruina.
La ausencia borra los trazos
marchan las horas amargas.
Mandaron quitar las cruces
en el monte del olvido
y solo vieron dos luces.
Y una luz dijo a la otra
Aunque severa me juzgues
no me pesas compañera
si en el mirar pongo calma.
La circuntancia gravita,
el alma, ligera, permanece
y serena el recuerdo habita.
Veintiun gramos se estima
pueda pesar un alma.

CXXXIII
Delicado asunto el sonreir
cosa sera de buscar
un banco cualquiera
que para el menester baste.
Preciso será hallar
al menos dos pajaros desiertos
que con sus trinos por doquiera
convoquen a la paz, ya invitada
con poderoso conjuro
envuelto en color lila
y perfume de violetas
En cuanto al forastero
quiza piensa en venir
acaso sonreir quiera
y esthe donde lo hallaste

CXXXV
For de invierno, maravilla,
tus colores un derroche
y tu aroma, el más tierno
en verano, cuando brillas
Flor de invierno, por la noche.

CXXXVII
Males que no son tuyos
penas que quiero ajenas
dias que sean lejanos
tus horas sean todas buenas.
Cierro tu casa al viento,
quito el caliz de tu cena,
de humores tu senda aparto
y en cuanto me concierna
sea tu dicha plena.
Sólo poemas siembre
en la voz que le prefiera
quien regresado a su cuarto
remanso y sosiego quiera.

CXL
También para tí
sale el sol cada mañana
No hay día en la semana
que no suceda así.
Bajo su luz y calor
cobija todos tus hechos.
El da a tus sueños lecho,
tú a su energía color.
En su marcha, no hay quebranto
no disminuya tu celo:
No ha de tapar el llanto
que hay estrellas en el cielo.

CC
Ni reniego ni me enredo.
En la duda guarde el traje
de modo que abrupto supo.
Con el tiempo los motivos
a cargar razon vinieron.
Sabes ya bien sin embargo
que es un trago muy amargo
tener razón sin quererla.
Pienso seguir el camino
por la cuesta, por el valle
por el llano, y de tu mano.

CCCXLV
Mi mirada otrora cristalina
se empaña, si de soslayo
o al cielo la vista empeño
meses ha que soy el dueño
de una perla nada fina.
y del cirujano vasallo.
No apures ni temas merma
en el recuerdo esta firme
y a todas luces bien sirve
tu pose, tu rostro y genio
No quedará pues yerma
la mirada diferente…

CCCXLVI
Sea pues como tu dices
asi en modo y manera
que teniéndote a la vera
pasen las horas felices.
Con aromas de café
poleo-menta o manzanilla
degustando en una silla
el ciudadano vaivén

CDLXX
Dia a dia, yo te se
debatiéndote en tu duda
se te antoja noche oscura
lo que de dia se ve.
Yo te digo, niña triste
Flor de Invierno la más pura
que la llama del cariño
y la luz de la ilusión
no las hurta ningún niño
si manan del corazón.

21/09/09

Partícula Insegura
o la caña de Pascal
Mece recio el vendaval
caballero y armadura
Pues el mecerse es igual
que cabalgando las olas

Deleita la singladura
transitarla con la musa
cuando en los versos usa
brillos de sol y cristal.

(IV)CCCXXXVII

Establece el acertijo

Sumar a la querencia

Ingenio.

Cada flor que el día alumbra

Cada sombra de penumbra

Tiene su número fijo

Y ajustase la cadencia

por un sencillo convenio.

Tiene su clave la bóveda

Para persistir los tiempos,

Siendo hoy tan diferente

 orbe  que el pasado habita.

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: